Historia de un Destete

Cintia comparte con nosotras la historia del destete de Salva. Gracias, Cintia (y Salva) por este hermoso relato.


Imagen cedida al GALM Bariloche. Prohibida su reproducción


Primero les quiero agradecer por tanta información y contención que me brindaron siempre desde hace ya más de dos años y segundo contarles que Salva ya no toma más teta, la dejó solito unos pocos días antes de cumplir los 2 años. No sé si
recuerdan pero siempre comentaba que estaba un poco cansada por que me pedía realmente muchísimas veces al día. Mi intención no era destetarlo definitivamente pero ya hace varios meses atrás comencé primero a suprimir una de las tomas de la noche, luego empecé a estar más atenta a sus necesidades, tratar de entender si lo que quería era teta o tenía sed, si quería teta o tenía hambre, o quería abrazos o contención y muuuuy de a poco Salva empezó a pedir menos teta, y tomar menos teta todavía seguía siendo bastante, no bastante para mi, sino que Salva siempre fue un bebé que tomó mucha, mucha muchísima teta.

A fines de noviembre del año pasado nos enteramos de la hermosa noticia de que un nuevo bebé nos eligió para compartir la vida con nosotros y si bien yo sabía que era posible amamantar estando embarazada y también una vez había escuchado a Vero Garea dar los fundamentos fisiológicos del porque sí se puede amamantar en el embarazo necesité volver a buscar la información y aprenderla de memoria porque sabía que tías, primas, amigas e incluso la obstetra iban a cuestionar mi desición. Voy al sitio web de LLLI y busco información sobre el tema y para mi sorpresa la persona que había traducido este artículo era Verónica Garea.

Lo que sucedió fue que estuve todo el mes de diciembre enseñandoles a un montón de mamás que sí era posible amamantar en el embarazo si la mamá lo deseaba, aporté mi granito de arena para erradicar este falso mito que creo que el daño más grande que ocasiona es no permitirle a la mamá y a el bebé decidir libremente cuando es el momento adecuado para ellos de llevar a cabo el destete.

Lo que ocurrió después, entre el mes de diciembre y febrero fue que Salvador empezó de un día para otro a pedir menos teta, tomaba 3 veces por día, a lo pocos días 2 veces, yo no podía creerlo, que alivio, si seguía tomando de esta manera yo ya no quería dejar de darle nunca, pero eso no lo podía decidir yo. Al poco tiempo solo tomaba una vez y algún día que otro se olvidaba y ni siquiera me pedía y no tomaba y al otro día volvía a tomar una vez. Y no me pidió más, entonces entendí que ya mi bebé no iba a volver a chuparme la teta y lloré, un poquito pero lloré y recordé que una vez Vero me dijo que era muy fuerte, tan fuerte como cuando los hijos se van de la casa.

A la semana de haber dejado, estando de viaje me volvió a pedir y su pedido fue insistente y con llanto entonces le di y no lo tomé como un retroceso porque sentí que realmente lo necesitaba y yo también lo necesitaba y supuse que después de esa vez ya no me pediría más, como la teta de despedida, y así fue. Ahora ya no toma hace casi un mes y me siento tan feliz de que el destete haya sido de esta manera, progresivo, tan respetuoso y amoroso para los dos, sin sufrimiento y me llena el alma.

Ahora Salva me abraza cuando estoy desnuda y me ve las tetas, apoya su cabeza en el medio de las 2 y les dice "¡te quiero la teta"! ¡Y me emociona tanto! ¡Yo también las quiero! Tanto camino recorrido, tantas vivencias desde el primer día que comenzamos con la lactancia, tantas miradas compartidas, tanta contención, tanta salud, anticuerpos vitaminas, tanto amor y todo gracias a la tetas, a mis maravillosas tetas! Y nos estamos preparando la familia entera, ahora también Salvador para amamantar todos juntos a este nuevo bebé y llenarlo de amor y vida. Amamantar ha sido lejos la experiencia más enriquecedora para nuestra familia.

¡Vivan las tetas!

Cintia (y Salva)

Este documento tiene fines informativos y no reemplaza la atención médica.

Imagen: Mariana y Manuel. Cedida al GALM Bariloche. Prohibida su reproducción

Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.
©GALM Bariloche. Permitida la reproducción sin modificaciones y citando la fuente.


Comments