¿Cómo evaluar si un profesional apoya la lactancia materna?

Todos los profesionales de la salud dicen que apoyan la alimentación con leche materna. Pero muchos de ellos la apoyan solamente cuando las cosas van perfectamente bien, y algunos ni siquiera en esos casos. Tan pronto como surge alguna dificultad en la lactancia o en la vida cotidiana de la nueva madre, aconsejan suspender o suplementar.

La siguiente es una lista parcial de algunas señas que le ayudarán a reconocer si este profesional de la salud apoya plenamente la lactancia materna. Aunque haya problemas, él o ella harán los esfuerzos necesarios para ayudarla a que continúe con la lactancia.

Cómo saber si un profesional de salud no apoya la lactancia materna:

1.      Si le entrega muestras de leche en polvo o literatura comercial al respecto cuando está embarazada, o después de haber nacido el bebé. Las muestras y la literatura comercial son incentivos para que use el producto, y su distribución se llama "publicidad". No hay evidencia de que una fórmula determinada sea mejor o peor que la otra para un bebé. La literatura o videos que van junto con las muestras son un medio muy sutil de subestimar y menospreciar la lactancia materna, glorificando la leche en fórmula. Si no lo cree, pregúntese por qué las compañías fabricantes de leche en fórmula utilizan las tácticas necesarias para asegurarse que su doctor o el hospital le entreguen su literatura o muestras y no la de otras compañías. También podría preguntarse por qué el profesional médico o paramédico no está promocionando la leche materna.

2.      Si le dice que la alimentación con leche materna y con fórmula son esencialmente iguales. La mayoría de los bebés alimentados con biberón crecen saludables y no siempre todos los bebés alimentados con leche materna crecen saludables y seguros. Pero esto no quiere decir que la alimentación con biberón y con leche materna sean esencialmente iguales. La fórmula apenas trata de imitar unas pocas cualidades de lo que conocemos hace varios años sobre la leche materna; con el tiempo hemos ido comprobando las propiedades innatas de la leche materna y cada vez descubrimos nuevos beneficios de la misma lo cual no deja de sorprendernos. Las diferencias esenciales entre la fórmula y la leche materna pueden traer consecuencias importantes en la salud. Algunos elementos de la leche materna no existen en la leche artificial (fórmula) pese a que sabemos desde hace varios años qué importantes son estos componentes para el bebé, por ejemplo, anticuerpos y células que protegen al bebé contra la infección, al igual que una cadena larga de ácidos grasos poli-insaturados para un óptimo desarrollo visual y cerebral del bebé. La alimentación con leche materna no es la misma que la alimentación con biberón, son muy diferentes. Si desafortunadamente no ha podido amamantar a su bebé (a pesar de que la mayoría de las veces estos problemas se habrían podido evitar) no debe sentirse culpable. Pero suponer que no tiene importancia es simplemente erróneo. Un bebé no tiene que alimentarse con leche materna para crecer y ser feliz, saludable y seguro, pero ayuda.

3.      Si le insinúa que una leche de fórmula determinada es mejor. Esto usualmente significa que está escuchando mucho a un representante de una fórmula en particular. O bien puede significar que sus hijos toleraron mejor dicha fórmula. Esto muestra que tiene prejuicios y/o preferencias sin fundamento.

4.      Si le dice que no es necesario que alimente a su bebé inmediatamente después de su nacimiento debido a que todavía usted está (estará) cansada y de todas formas el bebé aún no tendrá interés en hacerlo. No es necesario pero sí ayuda. Los bebés pueden alimentarse mientras la mamá esté recostada o durmiendo, aunque la mayoría de las madres no sienten deseos de dormir en un momento como éste. Los bebés no siempre muestran interés en alimentarse inmediatamente, pero ésta no es una razón para no dejar de hacerlo. Muchos bebés se colocan al seno una o dos horas después de haber nacido y este es el momento más favorable para iniciar una buena lactancia, pero no lo pueden hacer si lo separan de su madre. Si tiene la impresión de que es más importante que lo estén pesando, o le estén aplicando gotas en los ojos o una inyección de vitamina K, tiene prioridad sobre establecer la lactancia, usted puede preguntarse dónde está el compromiso con la lactancia materna.

5.      Si le dice que no existe la confusión de pezón y al mismo tiempo que debe suministrarle el biberón desde temprana edad para que lo acepte. ¿Por qué debe comenzar a darle biberón si no existe la confusión de pezón? Si se argumenta que no existe evidencia de que haya confusión de pezón, es como poner la capa ante el caballo (taparle los ojos). ¿Es la tetina artificial, que no ha sido utilizada por ningún mamífero antes que el hombre, y aún el hombre la comenzó a usar hacia finales del siglo XIX, la cual necesita ser presentada como no dañina?. Pero no se ha comprobado que la tetina no sea dañina para la lactancia materna.

El médico que asume que la tetina no es inconveniente está mirando la lactancia infantil desde el punto de vista de que la alimentación con biberón, no la lactancia materna, es el método fisiológico normal de alimentar a los infantes. Como no todos o por lo menos la mayoría de los bebés alimentados con biberón, tienen problema con la lactancia materna, esto no significa que el uso temprano de éstos no cause problemas a algunos bebés. Con frecuencia es una combinación de factores, uno de los cuales podría ser el uso de la tetina, que sumado a otros causan problemas.

6.      Si le dice que debe suspender la lactancia materna cuando usted o el bebé estén enfermos, o cuando está tomando algún medicamento, o cuando tenga que hacerse algunos tests. Existen determinadas circunstancias excepcionales, en las que la alimentación con leche materna no se puede continuar, pero con mucha frecuencia los profesionales médicos y/o paramédicos suponen que no debe continuarse y por lo general están equivocados. El profesional de salud que apoya la alimentación con leche materna se esforzará por darle continuidad y no interrumpirla (la información en las hojas blancas del Compendio sobre Productos Farmacéuticas no son una buena fuente de referencia- según ellas, todas las medicinas están contraindicadas durante la lactancia materna. Las compañías productoras de los medicamentos están más interesadas en evitar demandas legales que en los intereses de las madres y bebés). Cuando una madre debe tomar cierta medicina, el médico tratará de utilizar una droga que no requiera que la madre suspenda la lactancia materna. (De hecho, muy pocos medicamentos requieren que la madre suspenda la lactancia). Casi siempre hay más de un medicamento para un problema particular. Si el medicamento escogido por el médico requiere la suspensión de la lactancia materna, usted tiene el derecho de estar preocupada y esto le demuestra que él/ella no entiende la importancia de la alimentación con leche materna.

7.      Si su doctor/a se sorprende al saber que su bebé de seis meses de edad aún recibe leche materna. Muchos profesionales médicos creen que a los bebés se les debe continuar la lactancia con leche artificial a partir de los seis meses hasta por lo menos 9 meses e incluso 12 meses de edad, pero al mismo tiempo opinan que la alimentación con leche materna es innecesaria y hasta inconveniente si se continúa por más de seis meses. ¿Por qué la imitación es mejor que la original? ¿No debería preguntarse qué implica este razonamiento? En la mayor parte del mundo, la alimentación con leche materna hasta los 2 o 3 años es común y normal.

8.      Si le dice que la leche materna no tiene valor nutricional después que el bebé tiene seis meses o mayor. Aún si fuera cierto, todavía habría valor en la lactancia materna. Lactancia es una interacción única entre dos personas que se aman aunque no haya leche. Pero eso no es cierto. La leche materna es leche, contiene grasas, proteínas, calorías, vitaminas y todo lo demás anticuerpos y otros elementos que protegen al bebé contra las infecciones, algunas en mayor cantidad que cuando el bebé era menor. Cualquiera que le diga esto no sabe los fundamentos de la lactancia materna.

9.      Si le dice que nunca debe permitir que el bebé se duerma al pecho. ¿Por qué no? Es estupendo si el bebé se queda dormido en su pecho aún sin haberse alimentado, pero una de las ventajas de la lactancia materna es que tiene una herramienta para hacer dormir a su bebé cansada después de alimentarlo. Las madres de todo el mundo desde comienzos de la época de los mamíferos han hecho esto. Uno de los mayores placeres de ser madre es que su hijo se duerma en sus brazos, sintiendo el calor que él le da cuando se duerme en el seno. Este es uno de los placeres de amamantar, para la madre y también posiblemente para el bebé; cuando el bebé se duerme en su seno.

10.  Si le dice que no es necesario que se quede en el hospital para alimentar a su bebé enfermo porque es importante que descanse en la casa. Es importante que descanse, y el hospital que apoya la alimentación con leche materna hará los arreglos necesarios para que pueda descansar mientras está en el hospital para que alimente a su bebé. Los bebés enfermos no necesitan alimentarse menos que un bebé saludable, lo necesitan más.

¿Preguntas? (02944)428127,421195, 430611 lactanci@bariloche.com.ar

Documento # 18 ¿Cómo saber cuando un profesional de la salud no apoya la lactancia materna?. Revisado Enero 2000

Escrito por Jack Newman, MD, FRCPC.

Traducido por Sandra D’Angelo

Traducción revisada por el Grupo de Apoyo a la Lactancia Materna de Bariloche

 

Puede copiarse y distribuirse libremente citando las fuentes