Agosto: Mes de la Semana Materna - 1-7 Semana Mundial de la Lactancia Materna

publicado a la‎(s)‎ 31 jul. 2012 13:08 por Veronica Garea   [ actualizado el 1 ago. 2012 7:33 ]
Imagen: "Protection" de Nikki Sahne

Desde hace 20 años se celebra la Semana Mundial de la Lactancia Materna del 1 al 7 de agosto. En Bariloche celebramos el mes de agosto como Mes de la Lactancia Materna. Cada año se trabaja alrededor de un lema, el de este año es “Lactancia Materna: Lecciones Aprendidas, Desafíos Pendientes”.

Mucho se ha logrado en estos 20 años en materia de lactancia. Las madres llegan a la lactancia con mayor información, las sociedades profesionales de pediatría defienden la lactancia en todo el mundo, el derecho de los bebés a recibir el pecho donde sea y como sea ha sido respaldado por la ley en muchos países del mundo. Sin embargo, las tasas de lactancia siguen sin subir conmensurablemente con estos logros. En Argentina sólo el 30% de los niños llegan a los 6 meses con lactancia materna exclusiva, pese a que tanto la Organización Mundial de la Salud como la Sociedad Argentina de Pediatría afirman que la lactancia exclusiva es la alimentación natural y biológicamente adecuada para los bebés hasta los seis meses.

En las dificultades que hacen que los bebés no tengan estos seis meses de lactancia exclusiva están los desafíos que tenemos por delante.

Publicidad insidiosa

La publicidad inunda nuestras vidas. Se gastan millones en crear necesidades y convencernos de que el producto X o Y es el mejor para satisfacerlas. Está comprobado que la publicidad de leches infantiles tiene impacto sobre la lactancia. Una madre que sale del hospital o clínica con una lata o caja de fórmula tiene mayor probabilidad de utilizar esa fórmula como “solución” a cualquier dificultad que se presente con la lactancia durante las primeras semanas. El “aval” a las fórmulas por parte un profesional, médico, enfermera, partera, en la forma de muestras gratis, carteles en la maternidad o consultorios, lapiceras u otros elementos promocionales, resulta publicidad fecunda entre las madres puérperas que no confían completamente en su capacidad de alimentar y maternar a sus hijos. El bombardeo constante de imágenes que idealizan la alimentación con fórmula y la normalización de la mamadera (biberón) como símbolo de la alimentación de los bebés instala la idea de que la lactancia es deseable, pero lo normal es la alimentación artificial.

Nuestro desafío consiste entonces en lograr que el Código de Comercialización de Sucedáneos de la Leche Materna y posteriores resoluciones de la Asamblea Mundial de la Salud se conviertan en ley en todo el mundo, impidiendo que la fórmula se instale como producto de consumo y sea considerado y administrado como lo que es: un reemplazo para lo normal, la leche materna, cuando sea estrictamente necesario y por indicación médica.

Separación contraproducente

Uno de los motivos más frecuentes de destete es la vuelta al trabajo. En Argentina la ley otorga a las madres una licencia por maternidad de 12 semanas y muchas madres hacen malabarismos para tomar el grueso de esta licencia posparto. Al momento de regresar al trabajo el bebé se encuentra todavía en etapa de lactancia exclusiva. Si bien la ley garantiza una hora de lactancia para la jornada laboral de 8hs, pocas son las madres que tienen al bebé suficientemente cerca como para ir a amamantarlo. Por otro lado, esta pausa de una hora en muchos casos no sería suficiente para un bebé de 3 meses o menos. Hay madres que logran sacarse leche para dejar a su bebé, otras no. Muchas recurren entonces a la fórmula, abandonando así la lactancia materna exclusiva.

Si se recomienda a las madres mantener la lactancia exclusiva por seis meses, ¿no resulta ilógico que la licencia por maternidad no acompañe esta recomendación? Una licencia que garantice como mínimo seis meses posparto permitiría aumentar la prevalencia de la lactancia materna exclusiva.

No sólo en África

Recientemente se publicó en un diario de tirada nacional que los beneficios de la lactancia eran principalmente para aquellos países donde no hay acceso a agua potable y las condiciones sanitarias no son las adecuadas. Esto es simplemente falso.

Hay mucha evidencia del efecto negativo que la ausencia de lactancia materna tiene sobre la salud. Un ejemplo es el efecto que tiene la alimentación artificial en la incidencia de obesidad. El aumento excesivo de peso inducido por la alimentación artificial durante los primeros meses de vida está relacionado con la probabilidad de sufrir de obesidad en la niñez y edad adulta. De la mano de la obesidad viene, entre otras cosas, la diabetes. Pero la ausencia de lactancia también tiene efecto en la incidencia de otras enfermedades, como  el síndrome de muerte súbita, la otitis media y alergias alimentarias.

No amedrentarse

Sin duda que los desafíos que tenemos por delante, de los cuales citamos tres – el control de la publicidad, la licencia posparto de seis meses y los prejuicios acerca de lactancia como cosa de país subdesarrollado – son importantes. Es necesario que todos los que promovemos y apoyamos la lactancia trabajemos de manera concertada para que los esfuerzos sumen y el carro avance en la dirección correcta. Nuestros hijos y los hijos de nuestros hijos se lo merecen.

Leer más

World Breastfeeding Week

Breastfeeding Excellence in Pediatrics - Breastfeeding improves health outcomes

Promoting and Supporting Breastfeeding: Health Care Providers Make a Difference (Journal of Midwifery, pages 543–544), Janet L. Engstrom


Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported
©GALM Bariloche. Permitida la reproducción sin modificaciones y citando la fuente.

 
No se ha podido encontrar la URL de especificaciones de gadget.