Repasando los Diarios: ¿Los bebés amamantados lloran más?

publicado a la‎(s)‎ 12 ene. 2012 4:31 por Veronica Garea   [ actualizado el 13 ene. 2012 10:20 ]
Imagen: Cedida por Marina O. al GALM Bariloche. Prohibida su reproducción


Esta semana apareció en los diarios de todo el mundo la noticia de que un estudio explica "por qué los bebés amamantados lloran más". Un título negativo y poco halagador para la lactancia materna. Llorar no es una actividad que se perciba como positiva, nadie quiere que su bebé llore, y el llanto es, justamente, una de las cosas que más afectan emocionalmente a las madres durante la etapa neonatal.

Claro que si uno no se queda con el título y lee la nota, encuentra frases como "Es normal que un bebé alimentado con leche materna sea más irritable y llore más que uno que toma biberón. Y las madres no deben preocuparse" y "aunque los bebés que toman leche de fórmula parezcan más contentos y sea más fácil apaciguarlos, esto podría deberse a que están sobrealimentados
".

Si además uno es un alma curiosa y no se queda con la noticia y busca el comunicado de prensa original de la organización que patrocina el estudio, se encuentra con un título un poco menos "technicolor": lactancia materna y temperamento del bebé están relacionados. Y para mayor nivel de curiosidad se puede buscar el estudio en cuestión y ahí uno puede leer cómo se realizó el estudio y valorar si la metodología del estudio es razonable, si las preguntas que hace el estudio son relevantes y adecuadas, si la separación de efectos está bien aplicada... Y formar su propia opinión, independiente del titular de turno.

Y si es cierto que los bebés amamantados lloran más cabe preguntar: ¿no será que es necesario que lloren más? ¿No podemos plantear que nuestras expectativas acerca de la cantidad de contacto que necesitan los bebés y el nivel de contacto que realmente necesitan no coinciden? ¿No podemos considerar que los bebés reclaman estar cerca porque eso es lo natural? ¿Y que cuando tienen la panza llena con leche de fórmula no reclaman simplemente porque están haciendo la digestión y eso los aletarga (como a cualquier adulto después de una comilona)?

Si seguimos pensando que "lo normal" es un bebé que come, duerme y está quieto en la cuna cuando no hace ninguna de esas dos cosas es imposible que no encontremos "problemas" en los bebés amamantados. Pensemos en cambio que el comportamiento normal es el de un bebé que toma la teta y diseñemos estudios para ver cómo se aparta el comportamiento de ese parámetro.

Los títulos en 3D tipo cine catástrofe son engañosos. No nos quedemos con la superficie, ni siquiera con rascar un poquito. Busquemos la información original, cuestionémosla a la luz del paradigma de la lactancia como lo normal. Y saquemos nuestras propias conclusiones.




Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.
©GALM Bariloche. Permitida la reproducción sin modificaciones y citando la fuente.


 
No se ha podido encontrar la URL de especificaciones de gadget.