Otras voces‎ > ‎

Biological Nurturing: una receta sin imposiciones para la lactancia materna

En el primero de una serie de artículos, Suzanne Colson presenta un nuevo enfoque para la lactancia materna basado en posiciones semi-reclinadas que benefician a la madre y al bebé.

Revisa cualquier libro sobre lactancia escrito en los últimos 20 años y probablemente encontrarás solo fotos de madres y bebés amamantando en posición erguida o echados de costado. Los enfoques actuales de la lactancia materna aplican la anatomía y fisiología de la succión sugiriendo una receta que promueve sistemas fijos de posicionamiento y agarre al pecho.

“Biological Nurturing (BN)” (N de T: se mantiene el original a sugerencia de la autora y en consonancia con lo que se hace en traducciones de este material a otros idiomas) consiste de un nuevo enfoque del amamantamiento que remite a posturas maternas semi-reclinadas y a comportamientos de alimentación innatos en el lactante. En los múltiples e-mails que recibo veo que BN ha sido practicado de diferentes maneras por muchas madres que disfrutan del amamantar. La novedad es la introducción de un enfoque sin imposiciones, trayendo a la luz posiciones que a menudo han sido ignoradas. Este artículo, el primero en una serie, aclara cómo empezar con BN. Dado que BN está tan centrado en la madre, probablemente resulte más fácil abordar el tema respondiendo algunas preguntas que hacen las madres:

P:
Estoy esperando un bebé y me han hablado de BN. ¿Qué es, cómo lo hacemos y cuándo tenemos que empezar?
R: BN involucra la clase de abrazos y mimos que muchas mamás durante el embarazo sueñan con hacer a sus bebés. Se puede empezar tan pronto como se desee después del parto: muchas mamás, en un entorno que promueve la privacidad, lo hacen naturalmente. Para la mayoría de las
madres, BN es rápido y fácil – se siente tan natural como quedarse dormido.
Si tienes la suerte de dar a luz en un Hospital Amigo de la Madre y el Niño, un establecimiento atendido por parteras o en tu casa, es muy probable que tu partera protegerá tu privacidad y te alentará a tener a tu bebé en contacto piel a piel. Después del parto no van a estar usando mucha ropa así que es una buena manera de empezar y las posiciones que se usan en BN son similares a las que se usan durante el contacto piel a piel.
En BN la mamá se reclina hacia atrás sosteniendo brazos y cuerpo con almohadas o ropa de cama; entonces, como en la imagen que se acompaña al texto, se coloca al bebé “panza con panza” sobre el cuerpo de la mamá. Es importante que las piernas, plantas y empeine del pie rocen contra tus muslos, mantas o alguna parte del entorno, y es por esta razón que la mayoría de los bebés prefieren estar en posición vertical sobre tu torso y no cruzándolo horizontalmente.
Tan pronto como te eches hacia atrás, es posible que tu bebé se acomode y mueva su cara sobre tu cuerpo, moldeándose contra ti, y esto puede ser muy enternecedor. También puede suceder que el bebé no se acomode inmediatamente contra tu cuerpo. Si esto sucede, prueba cambiar la dirección en la que está recostado el bebé. Hay tres direcciones generales: vertical, horizontal y oblicua, que permiten al menos 270 posiciones de agarre al pecho (la mayor parte de un círculo, porque el pecho es redondo).
Mi investigación sugiere que los bebés a menudo buscan posiciones similares a las posiciones que tenían en el útero. Si tu bebé tiene problemas para agarrarse al pecho, es posible que tengas que experimentar con distintas posiciones hasta que encuentres la que resulta cómoda para ti y tu bebé.
Es mejor que no te acuestes horizontal de espaldas, por muchas razones – algunas que son simplemente especulaciones. Por ejemplo, Odent (1992) sugiere que el peso del bebé sobre tu abdomen inmediatamente después del parto puede comprimir vasos sanguíneos inhibiendo el retorno
venoso, de manera similar a lo que sucede durante el embarazo. Mis resultados muestran claramente que si te acuestas de espaldas vas a levantar tu cabeza para establecer contacto visual con tu bebé. Esto a menudo provoca lesiones en el cuello; yacer de espaldas también puede interferir con el auto-afianzamiento del bebé al pecho ya que aun una leve pendiente en el cuerpo de la madre parece ayudar en la expresión de una serie de reflejos de alimentación innatos del bebé que han sido observados recientemente. Por lo tanto, BN se practica siempre en un rango de posiciones semi-reclinadas, promoviendo así una inclinación del cuerpo que tiene muchos beneficios conocidos tanto para la madre como para el bebé (Jenni et al 1997, Dellagramaticas et al 2002).

P: ¿Cómo sé si lo estoy haciendo bien?
R: Cuando tu torso y tus brazos están bien apoyados y relajados, reclinándote como si estuvieras mirando TV, tu cuerpo se abre naturalmente, creando un nido cómodo para tu bebé. Permite que tu cuerpo se funda con los almohadones; ten una bebida refrescante y nutritiva a mano; levanta tus pies y relájate. Si te sientes cómoda sin tensión en cuello y hombros y puedes permanecer en esta posición durante 30 minutos a una hora, si tienes al menos una mano libre, si tu bebé se prende y toma tu leche, entonces es probable que estés haciendo todo bien. En el mundo moderno esto se conoce como “alimentación efectiva, indolora”, y hay muchas posiciones que te permiten lograrlo.
No dejes que nadie te dé instrucciones estrictasacerca de las posiciones; recuerda, una posición no puede satisfacer las necesidades de todas las madres. Para muchas madres, sentirse realmente cómodas después del parto incluye estar semi-reclinada en la cama, pero puede ser en un sofá o en un sillón. El uso a discreción de almohadones puede brindar sostén total para tu cabeza, cuello y extremidades así como retirar el peso de tu cuerpo y de tu perineo. Éstas son las partes del cuerpo que tienden a resentirse y doler si te sientas erguida sosteniendo a tu bebé durante mucho tiempo y sin soporte. No creas que tienes que sacrificar tu propia comodidad para lograr una buena colocación al pecho. Recuerda, puedes cambiar tu posición o la de tu bebé en cualquier momento en que te sientas incómoda o tengas dificultades.

P:
Mi experiencia de parto fue traumática y finalmente tuve una cesárea de emergencia. Creo que la lactancia va a ser un camino cuesta arriba. ¿Qué me sugiere?
R: Un gran número de madres que han iniciado y sostenido con éxito la lactancia usando BN han sido madres con cesárea o partos intervenidos. BN, sin importar si el bebé se prende o no, durante una hora o más, parece ser un gran estímulo para la liberación de prolactina, aumentando la producción de leche así como esos reflejos de alimentación que pueden aparecer débilmente después de un nacimiento traumático o intervenido. Las posiciones de BN pueden acelerar la recuperación. Muchas madres descubren que después de una cesárea, poner al bebé sobre el hombro o cruzado sobre el abdomen, de manera que el torso y los pies del bebé estén apoyados por almohadas sobre la cama, no interfiere con la herida, permite que el bebé se prenda solo al pecho y que la mamá se relaje cómodamente.

P: No quiero recostarme cada vez que amamanto. Quiero alimentar a mi bebé discretamente cuando estoy fuera de casa. ¿Cómo puedo pasar desapercibida usando BN?
R: Muchas madres tienen esta preocupación pero pronto descubren que BN es compatible con una vida activa. Comprender en qué consiste el soporte pélvico y su relación con la posición sentada puede aclarar cuál es el rango de posiciones disponibles. El sacro es un hueso plano, con forma de triángulo invertido encajado entre las dos partes que forman la pelvis. BN involucra sentarse sobre el sacro en lugar de sentarse erguido con el peso soportado por los isquiones.
Cuando te sientas sobre el sacro puedes estar muy reclinada o, sorprendentemente, bastante erguida. El movimiento está en la pelvis, no en los hombros. Algunas madres prefieren sentarse levemente inclinadas hacia delante en el momento de prender al bebé y luego echarse hacia atrás para mantener una posición cómoda. Tan pronto como te echas hacia atrás, levemente, cambiando de estar sentada sobre tus isquiones a estar sentada sobre tu sacro, en un sofá en tu casa o en una silla en el café, tu bebé tiene más lugar y puede acomodarse alrededor de tu cuerpo. Por lo tanto, el grado de reclinación durante BN depende de ti y a menudo del entorno.
Cuando estás empezando, y durante las primeras seis semanas (porque lleva alrededor de seis semanas que la lactancia se establezca) puedes notar que estás más reclinada, relajándote y tomándote tu tiempo para conocer a tu bebé. Una vez que ganas confianza en ti misma y en tu leche notarás que lo haces en cualquier posición, reclinada, erguida o mientras caminas. La gente a menudo ni notará cuando estás amamantando.
Recuerda, no es que el sentarse erguida o recostarse de lado esté mal, de hecho pueden ser posiciones ideales en algunas situaciones. Lo que es novedoso en BN es que hay más posiciones para amamantar que están respaldadas por la investigación y con explicaciones científicas que avalan que cambies de posición si sientes dolor de pecho o pezón, problemas de colocación o incomodidad.

Conclusiones
La lactancia materna difiere de otros métodos de alimentación infantil: siempre involucra a las mismas dos personas y desde una perspectiva evolutiva, tiene sentido que esta actividad sea gratificante y que mejore la vida de ambos participantes. BN es un enfoque centrado en la madre en el que el cuerpo materno ofrece lo que Bergman (2007) y otros que promueven el cuidado canguro llaman hábitat natural.
Tu comodidad es un aspecto importante. El enfoque de BN alienta a que sigas amamantando en posiciones semi-reclinadas cuando tu y tu bebé están vestidos, en tu casa o en cualquier lado. No se limita a la primera hora de vida o al contacto piel a piel. A veces lleva un tiempo acostumbrarse a esta libertad de posición, pero muchas madres afirman que su nivel de comodidad aumenta su confianza más temprano, liberando esos comportamientos “gratificantes y mutuamente beneficiosos”. Es esta flexibilidad de posturas lo que hace BN tan positivo para la lactancia materna.

Suzanne Colson es instructora principal en partería en la Canterbury Christ Church University. Ha recibido el premio Inaurgural Akinsanya a la originalidad por su trabajo doctoral que examina los mecanismos de “biological nurturing”

www.biologicalnurturing.com

Agradecimientos: Un agradecimiento especial a las Líderes de Liga de La Leche Beth Svarovska y Joelle Temurcin que leyeron este artículo y ofrecieron soporte editorial.

Referencias:
Bergman NJ (2007) Kangaroo Mother Care Promotions
.www.kangaroomothercare.com, con acceso el 17 de septiembre de 2007.
Dellagramaticas H, Greenough A, Cimitrou G (2002), “Effect of head up tilting on oxygenation”, Arch. Dis. Chile. Fetal Neonatal Ed, 87(3) : F233-233.
Jenni OG, von Siebenthal K, Wolf, M, Keel M, Duc G, Bucher HU (1997) “Effect of nursing in the head elevated tilting position (15º) on the incidence of bradycardic and hypoxemic episodes in preterm infants”, Pediatrics, 100(4) : 622-625.
Odent M (1992) The Nature of Birth and Breastfeeding, Westport Connecticut, Bergin and Garvey.

Traducido por V. Garea IBCLC y revisado por W. Porras 
Todos los derechos del artículo original Suzanne Colson - Original en inglés publicado en "The Practicing Midwife", Vol 20 n° 9, October 2007

ILicencia Creative Commons

Este obra está bajo una licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported
©GALM Bariloche. Permitida la reproducción sin modificaciones y citando la fuente.

 
No se ha podido encontrar la URL de especificaciones de gadget.