¡Mi leche extraída tiene olor raro!

Extraerse leche es una tarea que requiere cuidado y dedicación. La reserva de leche extraída es un bien preciado que cuidamos. Imaginen entonces la bronca y decepción cuando descongelamos leche almacenada y descubrimos que tiene un olor raro... ¿Qué hacemos con esa leche? ¿Y cómo evitamos que vuelva a suceder?

Los olores
La leche materna fresca casi no tiene olor. Si tiene alguno, es un olor dulzón, producto de los azúcares presentes en la leche. La leche no es estéril al salir del pecho, y la composición de la leche varía entre tomas, entre madres y con el tiempo de lactancia. Pero el olor agradable y un poco dulce de la leche es bastante uniforme.

Cuando la leche tiene olor "raro" sabemos que algo ha pasado. Podemos encontrar que la leche tiene un olor "a jabón", olor a leche agria, ácida o pasada o un olor desagradable, a "trapo viejo". Hay distintas causas para los distintos olores y distintas maneras de prevenirlos.


Olor a jabón
El olor "a jabón", a veces descripto como "metálico" se debe a la acción de una enzima presente en la leche, la lipasa, que actúa sobre los lípidos de la leche generando un proceso de "saponificación", que literalmente quiere decir "fabricación de jabón". No sabemos por qué algunas madres tienen más lipasa en la leche que otras, todas las cantidades de lipasa parece estar dentro de un espectro de normalidad. Lo cierto es que mientras amamantamos directamente del pecho ni nos enteramos de si nuestra leche tiene mucha lipasa o no, pero cuando nos extraemos leche, la congelamos o guardamos en la heladera y la guardamos después, eoncontramos que la lipasa empezó a actuar y la leche se saponificó.

Algunos bebés aceptan tomar esta leche sin problemas, pero otros la rechazan. No sabremos en qué bando cae nuestro bebé hasta que no probemos... La leche en la que empezó a actuar la lipasa no le provoca ningún efecto adverso al bebé y si la acepta, puede tomarla.

¿Como prevenirlo?
Para prevenirlo es necesario escaldar la leche antes de almacenarla. El proceso de escaldado se hace poniendo la leche en una olla sobre el fuego medio y calentando hasta que se formen burbujas sobre la pared lateral de la olla. En este punto se retira la leche, se la deja enfriar y se la almacena como de costumbre.

Olor ácido, agrio, a "trapo viejo"
El olor ácido, agrio o a "trapo viejo" se debe a contaminación bacteriana de la leche materna. Las bacterias colonizan la leche en cantidad suficiente como para que las propiedades bactericidas de la leche materna no alcancen y se desarrollan, dando un olor desagradable.

La leche con mal olor no debe ser dada al bebé.

¿Como prevenirlo?
La contaminación de la leche con bacterias se evita con una buena higiene en la extracción. Una buena higiene no implica esterilización, si no un conjunto de prácticas sencillas que reducen la probabilidad de que la leche se colonice con bacterias nocivas.

  • Lavado de manos.
  • Uso de recipientes limpios.
  • Extracción en un lugar adecuado (no en el baño).
  • Eliminación del primer chorro de leche y recolección de la leche que sigue.
Existe evidencia anecdótica de que la contaminación es más frecuente en la leche almacenada en bolsas. Las bolsas no pueden ser higienizadas por la madre antes de la extracción y estamos sujetas a la higiene con que vienen de fábrica. Los recipientes que pueden ser lavados nos permiten un control un poco más estricto de la higiene antes de almacenar leche en ellos.

¿Cómo distingo si es lipasa o si son bacterias?
No hay hasta hoy un método de detección del estado de la leche más allá del examen cualitativo del olor por parte de la madre. El olor causado por la lipasa no nos hace reaccionar con desagrado, el causado por la contaminación por bacterias sí.


Este documento tiene fines informativos y no reemplaza la atención médica.
Preparado por: V. Garea IBCLC


Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.
©GALM Bariloche. Permitida la reproducción sin modificaciones y citando la fuente.