¿Cómo elegir una persona o lugar para el cuidado del bebé?

Imagen cedida al GALM Bariloche. Prohibida su reproducción
La vuelta de la mamá al trabajo fuera del hogar es un momento importante en la vida de la familia. La elección del lugar de cuidado es fundamental para que la transición se haga de manera positiva para todos los integrantes de la familia.

¿Dónde queda el bebé?
Una decisión fundamental es cuál va a ser el lugar donde dejemos al bebé para que sea cuidado mientras la mamá vuelve a trabajar. Algunas familias tienen la opción de organizar el trabajo del papá y la mamá de manera que el bebé esté siempre con alguno de ellos dos.
Otras familias deciden que el bebé quede en casa al cuidado de un familiar o de una persona empleada con ese fin. La casa de algún familiar (abuelos, tíos) puede ser otra opción para algunas familias.
Pero hay muchas familias que no tienen esta opción o que prefieren que el bebé esté en una escuela infantil o jardín maternal. Este jardín puede permitirle a la mamá ir a dar la teta al bebé, si está ubicado cerca del lugar de trabajo.

¿Cómo elegir la persona o el lugar para que cuide a nuestro bebé?
La elección de la o las personas que van a cuidar a nuestro bebé es muy importante, y es bueno tomarse el tiempo necesario e informarse antes de decidir. Estos son los aspectos más relevantes a tener en cuenta:

  • Valores en materia de crianza
Es muy importante que la persona u organización que elijamos tenga claro que no esperamos simplemente que cuide físicamente a nuestro bebé si no que queremos que nos acompañe en la crianza. Mientras que somos nosotros los que inscribimos valores e historia en nuestros hijos , la gente con la que pase parte del día debe acompañar nuestro estilo de crianza para que el niño crezca en un entorno coherente y constante. Por este motivo, vale la pena tomarse el tiempo para preguntar cuál es la postura de la persona y organización en materia de disciplina, acercamiento a la alimentación, sueño, berrinches, cambio de pañales, respeto por la individualidad de cada niño, contacto físico, estimulación. Hay muchos jardines maternales que se venden con promesas de bilingüismo a corta edad, actividades, talleres, etc, pero que a la hora de la disciplina o del reconocimiento de las necesidades del niño están a años luz de nuestra familia.

  • Apoyo a "nuestra" lactancia
Es difícil hoy en día encontrar un jardín o cuidador que no afirme estar a favor de la lactancia materna. Pero preguntando un poco llegamos a ver que están a favor, sí, pero... horarios, límites de edad, separación, no al colecho, aparecen a la hora de discutir el tema un poco más en profundidad. ¿Qué opinan sobre la lactancia a demanda? ¿Realmente saben qué es? ¿Qué pasa con la edad de destete? ¿Y el colecho? ¿Y la posibilidad de que un chico ya verbal hable de su experiencia tomando la teta? ¿Cómo van a responder a los posibles cuestionamientos de otros padres porque nuestro hijo todavía toma la teta? Son todos puntos que vale la pena discutir de entrada para tener una visión clara de si es el lugar y/o la persona adecuada para nuestra familia.

  • Permitir el acceso de la madre o el padre
Poder ver a nuestro hijo cuando lo necesite es fundamental. Debe ser posible ingresar a amamantar a nuestro bebé a demanda, cuando lo necesite. Es importante que sepamos que nos van a llamar cuando nuestro hijo nos necesite, que no van a esperar a que "se le pase" y que nos van a dar el espacio para compartir hitos del desarrollo de nuestro bebé (primeras comidas, primeras actividades en conjunto, etc). Si bien es necesario reconocer que una escuela infantil necesita de un orden y de horarios, es importante que los directivos y docentes tengan la flexibilidad necesaria para atender a las necesidades del niño y de su familia.

  • Continuidad de las personas de cuidado
Una variable a tener en cuenta, sobre todo en las escuelas infantiles y jardines maternales, es la rotación del personal. Hay instituciones que tienen una rotación altísima de personal docente y no docente. Esto es problemático por dos motivos: genera una inestabilidad en el vínculo para los niños y denota un ambiente o unas condiciones de trabajo que no favorecen el empledo a largo plazo. Preguntar sobre la rotación de personal es importante.

  • Manejo de la leche materna
Si la mamá no va a poder ir a amamantar al bebé, es importante asegurarse de que el jardín está al tanto de la información acerca de cómo manejar la leche materna. La leche materna no es un fluido corporal peligroso, es un alimento y debe ser tratado como tal.

Vale la pena tomarse todo el tiempo necesario para elegir el lugar o la persona donde vamos a dejar a nuestro bebé cuando volvamos a trabajar. Tenemos derecho a que nuestras preguntas sean respondidas con información clara y precisa.


Este documento tiene fines informativos y no reemplaza la atención médica.
Preparado por: V. Garea IBCLC


Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.
©GALM Bariloche. Permitida la reproducción sin modificaciones y citando la fuente.