Leche materna maravillosa: ¿Qué son los oligosacáridos?

Imagen: cedida por Mercedes al GALM Bariloche. Prohibida su reproducción

“Oligosacáridos” es más que una palabra larga. Los oligosacáridos son azúcares complejos, es decir azúcares formados por varias moléculas de monosacáridos
[1]. En los últimos años se ha prestado particular atención al rol de los oligosacáridos en la dieta y su efecto sobre la salud, debido a su función como prebióticos, alimentos que ayudan al desarrollo de las bacterias beneficiosas que pueblan la flora intestinal y que hacen posible que el cuerpo absorba los nutrientes presentes en otros alimentos.

Uno de los descubrimientos sobre la leche materna es la presencia de un número significativo de oligosacáridos. Este grupo de nutrientes constituyen el tercer sólido más abundante en la leche materna después de lactosa y las grasas. La leche madura tiene 15g/l de oligasácaridos vs 9g/l de proteína. La cantidad de oligosacáridos varía significativamente durante el día y es el ingrediente de la leche con mayor variación individual de madre a madre. Durante los primeros tres meses de vida, la cantidad promedio de oligosacáridos en la leche de una madre se mantiene relativamente constante. Se estima que alrededor del 10% de las calorías que la madre invierte en producir leche se destinan a la generación de los oligosacáridos.

Hacia finales de la década del 90 se demostró que los oligosacáridos de la leche materna no son digeridos en el intestino delgado si no que se convierten en la principal fuente de nutrientes de las bacterias presentes en el intestino grueso del lactante. Son necesarios para el desarrollo de la colonia de bífidobacterias de la flora intestinal, cuya presencia inhibe el crecimiento de organismos patogénicos como la Escherischia coli y el Streptococcus faecalis, que se convierten en las bacterias dominantes después del destete. A la semana de vida, las bífidobacterias representan el 95% de la flora intestinal en un bebé exclusivamente amamantado, vs menos del 70% en los bebés alimentados con fórmula. Una de las explicaciones para la gran variación de oligosacáridos presentes en la leche de distintas madres es que cada madre produce el perfil de oligosacáridos que mejor protegerá a su bebé de los patógenos presentes en su entorno. Éste es uno de los motivos por los que el contacto piel a piel temprano y exclusivo con la madre es tan importante: el bebé nace de un medio estéril y el contacto inicial con su mamá permite que sean las bacterias a las que ella está expuesta y de las que va a protegerlo con su leche las que colonicen inicialmente al bebé.

Otra función de los oligosacáridos es ejercer un efecto anti infeccioso en el tracto respiratorio y urinario. La lista de agentes patógenos para los cuales se encuentran en la leche materna oligosacáridos que los atacan selectivamente crece en el tiempo. Cumplen su rol “engañando” a las bacterias e impidiendo que se adhieran a las células del cuerpo del bebé. Esto lo logran precisamente por su capacidad para resistir, al menos parcialmente, la digestión en el intestino delgado.

Sin embargo, algunas de las moléculas de los oligosacáridos sí se desprenden de los mismos y son absorbidas por la mucosa intestinal del bebé. Una de ellas, el ácido siálico, se cree esencial para el desarrollo del sistema nervioso del bebé. Resulta notable que esta molécula se encuentre en abundancia también en la leche de los elefantes, animales conocidos por su memoria persistente. La concentración de ácido siálico en la leche de madres de bebés prematuros es mayor que en la de madres de bebés nacidos a término.

Aunque parezca increíble, todavía no sabemos exactamente todo lo que tiene la leche materna. Los métodos de análisis cada vez más sofisticados nos van mostrando una estructura compleja y maravillosa.

Leche materna: siempre lista, siempre disponible. Y llena de componentes indispensables para el desarrollo saludable de nuestros bebés.

J. C. Brand Miller and P. McVeagh , “Human milk oligosaccharides: 130 reasons to breast-feed”British Journal of Nutrition (1999), 82, 333–335

N. Klein, A. Schwertmann, M. Peters, C. Kunz and S. Strobe, “Immunomodulatory Effects of Breast Milk Oligosaccharides”, Short and Long Term Effects of Breast Feeding on Child Health, Advances in Experimental Medicine and Biology, 2002, Volume 478, 251-259

Riccardo G. LoCascio, Milady R. Ninonuevo, Samara L. Freeman, David A. Sela, Rudolf Grimm, Carlito B. Lebrilla, David A. Mills and J. Bruce German, “Glycoprofiling of Bifidobacterial Consumption of Human Milk Oligosaccharides Demonstrates Strain Specific, Preferential Consumption of Small Chain Glycans Secreted in Early Human Lactation”, J. Agric. Food Chem., 2007, 55 (22), pp 8914–8919


[1] Los monosacáridos son los azúcares formados por una única molécula, como la fructosa, galactosa.


Este documento tiene fines informativos y no reemplaza la atención médica.
Preparado por: V. Garea IBCLC

Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.
©GALM Bariloche. Permitida la reproducción sin modificaciones y citando la fuente.


   
Comments