Cómo sé si mi bebé toma suficiente leche

Los pechos no vienen con indicaciones de nivel, como las mamaderas/biberones. Sería más fácil si las tuvieran, porque una de las preocupaciones más frecuentes es saber si el bebé recibe suficiente leche.

Si bien no podemos medir cuánto toma el bebé, si tenemos signos indirectos que nos dan pistas acerca de la cantidad de leche que el bebé recibe.

Los primeros días
Los primeros dos a tres días, los pechos producen calostro. Esta primera leche se produce en pequeñas cantidades y el bebé toma una a dos cucharadas de té en cada toma. Pero esta pequeña cantidad es suficiente para darle al bebé lo que necesita. En los primeros días, el bebé toma poca cantidad de calostro con mucha frecuencia. Los pechos no se sienten llenos todavía. Estos primeros días
Indicios de que el bebé toma lo que necesita
-    Toma con frecuencia, de 8 a 12 veces en 24 hs
-    Mueve el vientre y elimina meconio durante las primeras 24hs. Durante las siguientes 24hs, se observa un cambio en la caca del bebé.
-    Orina mojando unos 6 pañales por día
-    Al estar prendido al pecho succiona de manera activa (succiones lentas, con movimiento amplio de la mandíbula) y se escucha tragar (una exhalación que suena como “kah” cada dos o tres movimientos de mandíbula)
-    Se considera normal una pérdida de hasta el 10% del peso de nacimiento.

La primera semana
Entre el segundo y tercer día posparto se produce la bajada (o subida) de la leche. Los pechos se llenan, se sienten congestionados y la mamá puede sentirse incómoda y hasta afiebrada. Puede escurrirse leche de los pechos. Si los pechos se llenan mucho, al bebé le puede costar prenderse.
Indicios de que el bebé toma lo que necesita
-    Toma con frecuencia.
-    Se observa un cambio en el patrón de succión entre el inicio de la toma( (movimientos suaves y rápidos) y los momentos posteriores (succiones lentas, con movimiento amplio de la mandíbula).
-    Se escucha tragar.
-    Moja 6 a 8 pañales por día y tiene al menos un movimiento de vientre abundante o varios menos abundantes (se considera un movimiento de vientre cuando lo que queda en el pañal tiene al menos el tamaño de una moneda de un peso).
-    La caca es de consistencia pastosa a semilíquida, de color amarillo dorado (con variaciones) y presenta grumos o semillas blancuzcos.
-    Los controles de peso muestran que dejó de perder peso y empezó a recuperarlo (se espera que un bebé amamantado recupere el peso de nacimiento antes de los 10 días de vida; algunos bebés pueden tardar un poco más pero si a las dos semanas el bebé no ha recuperado el peso de nacimiento, es necesario evaluar cómo va la lactancia).

El primer mes
El primer mes de vida es un período para acostumbrarse a la interacción con  el bebé, no sólo en lo relacionado con la lactancia. Aprendemos a interpretar llantos, gestos, nos vamos sintiendo más cómodas en nuestra maternidad. Vamos conociendo a nuestro bebé y nos vamos conociendo como madres.
La lactancia va transformándose durante este primer mes. De las incertidumbres de los primeros días van surgiendo la seguridad y la confianza de que nuestros pechos producen lo que el bebé necesita. La cantidad de leche que producimos aumenta hasta alcanzar el nivel de producción que más o menos se va a mantener durante toda la lactancia exclusiva. El bebé va encontrando un ritmo propio y toma el pecho con una frecuencia que podemos identificar y predecir, que muy probablemente no sea un horario rígido.
Indicios de que el bebé toma lo que necesita
-    El bebé tiene deposiciones abundantes todos los días.
-    Moja 6-8 pañales por día.
-    Aumenta de peso de manera sostenida
-    Va encontrando un ritmo que incluye un período de sueño más prolongado que el resto.

Entre el segundo y el sexto mes
A partir del segundo mes, la lactancia se establece y tanto el bebé como la mamá se sienten cómodos en su relación. Hay algunos períodos, comúnmente llamados estirones, que pueden hacer que la mamá dude de la cantidad de leche que produce, porque el bebé pide el pecho con mayor frecuencia. Esto suele darse a las 6 semanas y los 3 meses de vida y son cambios normales en los que el bebé le dice al cuerpo de la mamá que tiene que modificar levemente la cantidad de leche que produce. Alrededor del tercer mes de vida los bebés empiezan a descubrir el mundo más allá de la teta y pueden distraerse mientras toman el pecho. Ofrecer el pecho en un lugar tranquilo y sin mucho estímulo es una manera en que las mamás logran que el bebé se distraiga menos y tome más. La dentición también puede traer algunas dificultades, al igual que cualquier resfrío o congestión que el bebé pueda tener. En todos los casos son situaciones pasajeras.
Alrededor del sexto mes, los bebés empiezan a demostrar interés por la comida del resto de la familia.
Indicios de que el bebé toma lo que necesita
-    El bebé aumenta de peso de manera sostenida.
-    Moja 6-8 pañales por día.
-    Puede pasar a tener movimientos de vientre menos frecuentes, pero de ser así, cuando se producen son muy abundantes y con aspecto de caca de bebé amamantado.
-    Si la mamá trabaja fuera de casa, algunos bebés invierten el ritmo de tomas y aumentan la frecuencia a la noche. Esto es normal.

Más allá del sexto mes

La lactancia más allá del sexto mes ya es como una vieja amistad, amena y sin mayores dificultades. El bebé va cambiando, la manera de tomar la teta va cambiando, la mamá va cambiando. Lo que no cambia es que la leche sigue siendo el principal alimento del bebé, y lo seguirá siendo hasta que tenga una dieta variada y abundante, en algún momento durante el segundo año de vida. El bebé explora el mundo y vuelve a la teta, una y otra vez.
Algunos bebés hacen en esta etapa lo que se suele llamar “huelgas de lactancia”. Es muy poco probable que un bebé de menos de un año se destete solo, en general las huelgas de lactancia son pasajeras y el bebé vuelve al pecho si se le permite (y facilita) hacerlo.
La alimentación complementaria es un complemento y no un reemplazo de la teta.
Indicios de que el bebé toma lo que necesita
-    El bebé aumenta de peso de manera sostenida aunque más lentamente que durante los primeros seis meses
-    La caca del bebé cambiará en función de la dieta complementaria.


Este documento tiene fines informativos y no reemplaza la atención médica.
Preparado por: V. Garea IBCLC
Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.
©GALM Bariloche. Permitida la reproducción sin modificaciones y citando la fuente.